jueves, 28 de enero de 2016

MI ORACION...


Y aquí estoy Señor, buscando la palabra precisa que me haga sentir que todo está bien, sé que a veces hace falta tropezar para sentir ese dolor… sé que no soy perfecta, que mi vida no ha sido perfecta… que he reído en los momentos felices pero también que he vertido lágrimas de tristeza por las injusticias de la vida cotidiana… y se hace presente la soledad de mi alma… y se hace presente esa infinita sed de saber que la vida… mi vida, está llena de amor… de alegría… y más que nunca quisiera tener esa escalera hasta el cielo para subir y envolverme en los brazos de mi padre… que el suave palpitar de su corazón me llene de paz… de confianza… de fuerza y sobre todo que me haga sentir que mi camino es correcto…  y más que nunca extraño sus momentos… y más que nunca quisiera la paz de mi alma… no soy más que una mujer que lleva dentro de su ser el anhelo de vivir… de dar… una mujer que sabe del dolor… que ha sufrido pérdidas y decepciones que le hacen derramar lágrimas de melancolía… solo una mujer que se envuelve en una coraza pero que tiembla ante los embates que la vida misma da… hoy de hinojos ante ti, te pido… te imploro un poco de paz… un poco de olvido… y un poco de fortaleza para poder decir que nada me afecta… que nada me perturba… y que quiero continuar caminando con firmeza en ese sendero por el que me guías día a día… hay momentos como este que quisiera cerrar mis ojos  y no sentir el cansancio… no sentir pesar… es triste saber que cada paso dado… cada momento dado se vuelva nada.  Padre Bueno… llena mi ser de amor… de más amor para dar… enséñame a amar… a dar… enséñame de qué manera caminar sin que nada me afecte… enséñame a ser mejor persona…  solo soy una mujer Señor… solo una mujer  a quien tomas en tus brazos en los momentos tristes como hoy…  bendito seas… Amén.

viernes, 7 de agosto de 2015

Gracias por un nuevo día


Por un nuevo amanecer, porque has permitido que mis ojitos se abran a la luz… a un nuevo día… por ello te doy gracias Señor, porque me das la fortaleza del cada día para continuar… para vivir, porque sin ti difícil sería, porque me llenas el corazón de amor, de ansia pura de caminar segura por el mundo, porque me das lo que tú quieras que tenga, ni un poco más, ni un poco menos… y porque sabes hasta dónde soy capaz de soportar las tristezas de la vida… de mi vida que está llena de imperfecciones, de temores, de dudas… pero que con el gran amor que nos tienes nos haces más leve nuestro caminar… ¡Gracias Señor!... ahora permíteme iniciar este día llena de entereza… positiva y feliz… ¡sé que en el fondo de mi alma añoro tantas cosas!... un abrazo de los seres amados que ya no están… pero transformas esos anhelos cuando siento la brisa abrazarme… porque escucho tu voz en el canto de las aves en este amanecer abrigando mis tristezas… gracias… gracias por dejarme vivir… por enseñarme que el dolor por más fuerte que sea lo haces más pequeño cuando me tomas en tus brazos y me ayudas en ese penar… hoy voy a sonreír… voy a vivir este día como si fuera el último… no pensaré en melancolías… no pensaré en carestías… solo pensaré en el milagro maravilloso de abrir los ojos y despertar a un día más… llena de fé… llena de paz… llena de amor… bendice en su caminar a los míos… bendice la barca que se adentra en altamar… bendice en su caminar al mundo… y deja que sientan la calidez de tu amor… de tu ser… bendito seas Señor… y gracias por un día más…

viernes, 10 de abril de 2015

DULCE ORACIÓN

Y como la fusión entre arena y mar hizo eco mi oración… ante ti me voy llenando de paz… de ternura… de amor, con las manos entrelazadas y los ojos cerrados a la luz y abiertos a tu amor  Señor, voy dejando caer mi plegara llena de ilusión… postrada ante la cruz te pido nos protejas de todo mal y que mis sueños sean llenos de luz… y gracias… gracias por un día más lleno de cosas positivas que me hacen saber que existes… que me amas… que estás a mi lado en cualquier momento del día cuidando mis pasos… gracias Señor por todo lo que hoy me diste, la sonrisa… el respirar… y te he sentido en el aire que me abraza, en el canto de las aves… en la sonrisa diáfana del infante… en la melodía suave y en esa llovizna pertinaz que aligera el calor… 
eres magnánimo y magnífico y me siento feliz de tenerte en mi vida… de conocerte… de emitir tu nombre suavemente y saber que guías mis pasos y me libras de cualquier obstáculo que esté a mi paso…


Bendito sea tu Santo nombre… bendito seas por siempre Señor… me dormiré en paz sabiendo que mi sueño será tranquilo porque estás conmigo, bendice y protege a todo ser humano Señor, dale paz y sustento a quien lo  necesite, te pido por cada niño del mundo, por los que creen en ti
 y también a los que no creen Padre y llena su corazón de amor… enséñales lo bella que es la oración que nos dejaste para glorificar tu Santo nombre… gloria por siempre a ti Señor, por los siglos de los siglos…

Amén.